Juan José Domenech, 10 años apoyando la educación.

Desde el programa de becas INVERDOSE, este empresario salvadoreño ha beneficiado a empleados de las diferentes empresas que lidera y a sus hijos.

Así como le apuesta al desarrollo comercial e industrial del país, Juan José Domenech también enfatiza que la educación es una puerta de superación y acerca esas oportunidades a sus colaboradores y a la ´población que reside en la franja litoral de la Costa del Sol.

Para impulsar y motivar a las nuevas generaciones a continuar sus estudios de educación básica, media y superior, gracias al programa de becas que impulsa desde la Fundación Domenech.

INVERDOSE junto a esta organización sin fines de lucro, iniciaron en el 2015 la convocatoria de becas para que los jóvenes bachilleres continúen sus estudios superiores en cualquier universidad de su elección del país.

La oferta de profesionales calificados en Costa del Sol, provienen del Centro Escolar Reynaldo Padilla, a quienes se les ha provisto de los medios necesarios para seguir sus estudios superiores, muchos de ellos con grandes aspiraciones.

El fruto de este esfuerzo personal son visibles y a la fecha se han graduado cuatro jóvenes de diferentes universidades de San Salvador, logrando obtener su primer empleo.

Un ejemplo de superación personal y académica es la joven Abigaíl Rivas, quien el 2019 obtuvo su título de bachiller y a pesar de no contar con los recursos económicos para la universidad, nunca perdió la esperanza.

Asegura que gracias a INVERDOSE, logró hacer realidad su sueño de ser maestra. El programa pagó todos los costos tanto de matrícula, mensualidades, viáticos y hasta gasto de graduación, “realmente fui bendecida para bendecir a mis padres y a mi comunidad”.

Como Abigail hay muchas historias de superación y Juan José Domenech afirma que más que labor social es amor hacia el prójimo, lo cual le confirma que cada proyecto que impulsa desde la fundación que lidera es una puerta de bendición para la población y un aporte al progreso del país.

El INVERDOSE es uno de los proyectos que alegra su corazón porque el triunfo de estos jóvenes los acuña como propio, como si se tratara de sus propios hijos. Asimismo agradece al apadrinamiento de becas universitarias y al apadrinamiento de pago de viáticos de cada estudiante becado, ya que la unión saca adelante a un joven y a El Salvador.