Juan José Doménech: Es necesario la renovación empresarial

Innovación y competitividad son claves para mantenerse en el mercado que cada día es más exigente.

El optimismo del salvadoreño Juan José Doménech lo empuja a buscar la excelencia dentro de las empresas que lidera desde 2003 y esas actividades ocupan su agenda diaria.

La constancia es una cualidad que le ha permitido hacer de cada emprendimiento, una fuente generadora de desarrollo y empleo, poniendo el valor agregado de la salud, la educación y el cuidado ambiental en ellos.

Señala que el principal reto de las empresas tiene nombre propio y se llama competitividad, es decir, que las organizaciones deben estar preparadas para hacerle frente a un mercado cada vez más global y dinámico.

Por ello, el empresario Doménech, considera la alta competitividad de los mercados actuales obliga a que las empresas se renueven de forma constante y alimentarla con medios tecnológicos a través de la inversión en actualización, basados en la innovación y la calidad.

En cuanto a la innovación, afirma, es importante definir la capacidad que tiene una compañía para generar ideas o alternativas de gestión, las cuales se vuelven realidad en las líneas de producción o estrategias de venta.

Bajo este concepto de innovación, las empresas de Juan José Doménech han tenido que direccionar sus operaciones en medio de una pandemia que ha paralizado a muchas empresas y emprendedores.

Asegura, la reinvención en los bienes y servicios en tiempos de coronavirus ha sido un factor clave para mantener las operaciones y la planilla de los colaboradores, pero sobre todo, mantener a flote la delicada economía del país.

La calidad, es la otra mitad del éxito empresarial y la mejora contínua en la productividad la respaldan. Estos términos en el mundo de los negocios, solo necesitan refrescarse para mantener la fidelidad de los clientes.

En este sentido, el grupo de empresas bajo la dirección de Doménech, mantienen esa dinámica, invirtiendo en tecnologías, en los colaboradores que son el corazón de cada una de ellas y las expectativas de los consumidores, a quienes se deben y buscan satisfacer sus necesidades con calidad.