Juan José Domenech y el museo de arqueología virtual

El Museo Arquelógico Toxtli es un proyecto de responsabilidad social empresarial de este hombre de negocios y amante de la cultura.

Fascinado por la cultura, este empresario salvadoreño no dudó ni un segundo el acercar el misterio y belleza que encierra la arqueología salvadoreña al mundo.

Aprovechando las nuevas tecnologías, logró transformar la visión de los museos y acercar ese conocimiento a las instituciones educativas de la zona costera y exponer las raíces culturales del país fuera de las fronteras patrias.

De esta manera, en 2011, echó mano de los recursos digitales para darle vida a la plataforma del primer museo arqueológico virtual de El Salvador: Toxtli, significa «conejo» en pipil o náhuat, la lengua que predominaba entre los indígenas de gran parte del territorio cuscatleco a la llegada de los españoles en el siglo XVI.

Se estima que más de 1300 piezas arqueológicas han sido puestas en custodia de la Fundación Doménech, reconocida por realizar proyectos de responsabilidad social, sobre todo aquellos que buscan mejorar los niveles de formación educativa de la población salvadoreña, por lo que este invaluable conjunto arqueológico contribuye a lograr este objetivo.

Desde aquel año, Toxtli ha salvaguardado y el legado indígena de El Salvador. Gracias a ese esfuerzo y con un “clic” http://www.fundaciondomenech.org.sv/toxtli/ estos bienes culturales pueden ser apreciados a través de vistas en 360 grados, galerías fotográficas y fichas arqueológicas.

Estos recursos abren grandes posibilidades para la investigación académica y para la consulta, áreas en las que Toxtli ya es un referente.

Domenech asegura que el proyecto de crear un museo no fue sencillo, pero la experiencia del arqueólogo salvadoreño Fabricio Valdivieso, permitió revisar y clasificar lo que parecía ser un sinfín de objetos de cerámica y piedra con los que mayas y pipiles dieron forma a sus creencias e idiosincrasia.

El reto de acercar la cultura a la población es otro reto superado por un exitoso hombre de negocios que también invierte en la educación, apoyándose de todo un equipo muldisciplinario para que los salvadoreños tengan la oportunidad de conocer más de la cultura ancestral desde un ordenador.

.