Juan José Domenéch: La nueva normalidad empresarial e industrial

La actividad productiva apenas despunta del confinamiento y con ello la esperanza de dinamizar la frágil economía que deja el covid-19.

El comercio y la industria abre camino en medio de la incertidumbre generada por el covid-19. El despegue es lento y se han adaptado nuevas normativas en la atención al cliente y del trabajo diario.

Como empresario, Juan José Domenéch afirma haber cambiado del modo reactivo a un enfoque proactivo destinado a definir el futuro, apostando por soluciones tecnológicas y acciones con la suficiente antelación para no ser sorprendidos de nuevo.

Esta “nueva normalidad”, es exigente y demanda que el comercio e industria impulse estrategias y se encaminen hacia el nuevo “business as usual”, el cual permite abandonar el tradicionalismo y enfocarse en tecnologías como el e-commerce, servicios de atención automatizadas y personalizadas, entre estas, chat, bots y equipos de atención digital.

Lo anterior, representa una oportunidad para transformarse a sí mismas para mantenerse en el mercado, aún en medio de una crisis como la que estamos pasando con el Covid-19.

Es de resaltar que, la pandemia puso a prueba al sector productivo del país y hasta cierto punto, obligó a reinventar, a innovar, a dinamizar, pero sobre todo, a transformar nuestra cultura, productos, servicios y poner al consumidor en el centro de las operaciones.

Nada es fácil, y El Salvador ha logrado superar la adversidad y tras esta prueba que afecta a la economía mundial, hay esperanza y la fuerza laboral es el motor que mueve al país, aún en medio de aguas turbulentas.

Por ello, dice Juan José Domenéch, es fundamental redirigir la empresa e industria hacia una nueva normalidad, establecer objetivos y estrategias viables para garantizar un futuro conjunto a través de evaluaciones de las nuevas realidades que se viven.