El comercio nostálgico de Domenech

Todo salvadoreño añora los sabores y colores de la gastronomía nacional y, como buen salvadoreño, la acerca a los connacionales en el mundo.

Se estima que 2.9 millones de compatriotas están fuera del país y de estos un 80% vive en los Estados Unidos. La oportunidad de negocios de Juan José Domenech fue la exportación de productos nostálgicos.

A través de la empresa Crio Inversiones, que opera en el país desde hace 17 años, figura la exportación de la gastronomía salvadoreña como parte de sus líneas comerciales.

Este mercado, considerado a nivel internacional como innovador y de gran potencial, fue visualizado por el empresario industrial Juan José Domenech; descubriendo que era un rubro poco explorado en ese entonces.

Conocedor del enorme potencial para nutrir la oferta y distribución de productos étnicos hacia los Estados Unidos, aprovecha los tratados de libre comercio con esa nación y muchas más para reconquistar el paladar de los connacionales.

Gracias a la demanda, Crio Inversiones comienza a exportar productos cien por ciento elaborados por manos salvadoreñas, entre estos: pupusas, tamales, escabeches, encurtidos y frutas de temporada congelados Además exporta para la industria de la panificación que opera en ese país, produciendo y exportando masa congelada, precocida congelada y horneados terminados.

De esta manera acerca a las comunidades latinas, en especial a los salvadoreños, la cultura, costumbres y comidas para mantengan la identidad y sazón única de su tierra.

Oportunidades de trabajo

Este tipo de comercio tiene impactos importantes en las economías local y también para los negocios nacionales en el extranjero, no solo por su valor, sino también por la diversificación económica que representan.

Crio Inversiones sabe que para la elaboración de los productos es indispensable un personal identificado con ese arraigo, y por ello los colaboradores se han especializado en la fabricación y exportación de productos nostálgicos, y acercarlos a todos los rincones del mundo dónde esté un salvadoreño.

Las grandes demandas de éstos representan una verdadera oportunidad para las empresas salvadoreñas para crecer, expandir operaciones y generar más empleos.

Juan José Domenech sigue con pie derecho explorando y conquistando mercados potenciales, guiado por su buen olfato de negocios, lo que le lleva al éxito con innovación y ahora mucho sabor.